martes, 9 de febrero de 2010

África





África, generoso continente el tuyo donde poder realizar cuantas fantasías busque el infatigable viajero! Fin del camino para el aventurero más exigente que , como yo, está ansioso por trepar a tus altos montes, recorrer tus oquedades una a una, perderse en el laberinto de tu follaje, introducirse en ese profundo y misterioso valle interminable hasta que las fuerzas le hagan desfallecer y quede dormido en tu regazo perdiendo la noción del tiempo. ¡África, acógeme en tu seno y muéstrate como una madre!Yo seré ese niño de pecho, insaciable, que liba con avidez el néctar de tus fluidos atávicos. Déjame correr en tu sabana.
─Eso te va a costar más de cincuenta euros, porque ahí hay vicio y eso se paga aparte.
─No rompas la magia, mujer… ¡Dichoso dinero...!

7 comentarios:

fonsilleda dijo...

Hermosa oración la tuya hoy. Ya estaba poníendole mentalmente música, ya la había elegido y, de pronto ¡zas!.
Te odio, irónica y cortesmente, eso sí.
Bicos

Anhermart dijo...

Fonsilleda
Tengo la cabeza carcomida por el deseo libidinoso y malsano. La mente también. Los sueños de la razón crean monstruos.
Un sano beso.

fonsilleda dijo...

No estoy de acuerdo en que no merezca comentario.
Manel te conoce, yo estoy comenzando y, aunque ya sé de qué vas habitualmente, ingenua como soy, caí en la trampa, extrañada, eso sí.
No te pegaba pero ¿por qué no?

Entrellat dijo...

He picado lo reconozco. Al principio mientras leía he pensado que como a mí, África te estaba llamando. A mi hace tiempo que me llama y he pensado que ahora te había llegado la llamada del continente negro, pero luego me has sacado una enorme sonrisa, cayendo a cuatro patas sobre la realidad más prosaica. Grande, señor, muy grande.

Saludos,

Fran

Anhermart dijo...

Fran
Me alegra verte por aquí. Como has comprobado la llamada de África es poderosa y yo no puedo resistirme a responderle.
En serio, me gustaría mucho visitar ese continente pero por ahora no he tenido ocasión de hacerlo, pero no lo descarto. Sé, por tu blog, que eres un viajero incansable y te envidio pues viajar es una de las cosas que más me gustan.
Gracias por comentar.
Saludos.

Lluís dijo...

Yo piqué en el anzuelo.

Me metistes en esa visión poética de África que me recordaba a Meryl Streep con su acento danés en el principio de "Memorias de África", rompiendo mi emoción creciente con ese desenlace repentino a modo de disco que se ralla, donde aparece la realidad cruda versión española (o españolada ) en un escenario de putas y vicio.

Mezcla cruel para la sensibilidad del ingenuo lector. Bofetada literaria marca de la casa.

Saludos.

Anhermart dijo...

Lluís
Los guantazos no se quedan solo en el anónimo ámbito del gimnasio y el Aikido, no; como puedes ver desde este otro frente sigo vapuleando a mi manera, aunque los sopapos sean virtuales o literarios. No tengo remedio, soy una especie de guerrero innato.
¡Ommmmm….!
Saludos.