viernes, 8 de julio de 2016

Condena cumplida






Todo comenzó algunos días atrás presintiendo su cercanía. Se sentía observado, estaba convencido de que así era. Más tarde la evidencia tras la sospecha no le dejó duda alguna, aunque sí un insondable pozo de tristeza y frustración en el corazón.

 Antes de salir a su encuentro se miró en el espejo, como si lo hiciera por última vez, se alisó el pelo con una mano y con la otra comprobó, de forma mecánica, la firmeza del cinturón.
Eran dos hombres; altos, de imponente aspecto y que parecían ser tan semejantes entre sí que se diría que eran clones.

Él no podría nunca salir victorioso en un enfrentamiento tan desigual. Además, era absurdo intentar librarse del acoso porque, en el improbable caso de que consiguiera deshacerse de sus perseguidores, vendrían otros dos a relevarlos y otros dos si fuera necesario…No había escapatoria posible. Debía rendirse, dejarse llevar sin oponer resistencia, sin condiciones.

Hacía ya algunos años que no se recreaba en recordar su otra vida. Esta que ahora tenía desde hacía casi veinte era su verdadera realidad. La otra, la que de nuevo se abría camino desde los rincones de su memoria, parecía no haber existido nunca. Pero, quisiera o no, debía volver a ella, y no solo en el recuerdo si no  físicamente.

El mundo al que en verdad pertenecía estaba a 200 años en el futuro. Un mundo que presumía de perfecto de manera engañosa; oficialmente no se reconocía que existiera el delito. Para sus  dictatoriales artífices era impensable aceptar que el Sistema fallara hasta el punto de crear rebeldes que transgredieran las normas de convivencia impuestas por ellos. Sin embargo ocurría, y lo hacía con frecuencia y eso dejaba al Estado en entredicho si llegaba al conocimiento popular.

 Al fin de una larga búsqueda de soluciones se optó por enviar a los perturbadores del orden a cumplir su condena en una época anterior a la suya. Ese era el caso de él y los años de condena impuestos se habían cumplido. Ahora los dos enviados debían conducirlo a su época en el futuro, sin más.

Nadie contó con que en esos años él había organizado de nuevo su vida; tenía esposa e hijos, un hogar y una profesión. También se había ido sintiendo cada vez más identificado con las reivindicaciones a las que su nuevo pueblo de adopción aspiraba. No, no estaba dispuesto a permitir que lo devolvieran a su época, seguiría estando en su presente-pasado.

Salió al encuentro de sus enemigos y cuando estaba junto a ellos presionó decidido el botón del cinturón de explosivos.

Quedó volatilizado al instante.
Al menos su cuerpo se quedaría allí.
Su espíritu conocería, al fin, el más  auténtico de los mundos, el Paraíso.


Fin

jueves, 9 de junio de 2016

Entrevista para el Blog "A través de un libro"





Entrevista a Andrés Hernández
Autor de “El cementerio de las mariposas”


Antes de meternos de lleno en tu nueva novela, me gustaría conocerte algo más como escritor, ¿Cuántas obras has escrito y cuál es la que te hace sentir más orgulloso?

He escrito siete obras en veinte años-empecé a escribir a los 45 y después  de una vida de lectura frecuente y mucho interés por  llevar a cabo mi gran sueño de escribir- : tres  recopilaciones de relatos cortos: “Mi turno”, “Relatos en el tintero”, “MI Blog”, tres novelas: “El Prisco y compañía”, “El camino de don Fernando”, “El cementerio de las mariposas” y un libro de cuentos infantiles: “Cuentos para Eva y Sara”. Me siento orgulloso de todo lo que he escrito hasta el momento, aun reconociendo que no todo lo que sale de la pluma y se plasma en un folio es válido o tiene una calidad aceptable. Decidirse por uno de tus “hijos” como preferido es una herejía imperdonable.

¿En qué te inspiras al escribir? ¿Quién es tu escritor y tu obra favorita?

 La inspiración para escribir-en mi caso- llega de la urgencia por aportar mi punto de vista sobre lo que me rodea, nada me es ajeno y siento la necesidad de interaccionar con los hechos y circunstancias que coinciden en mi tiempo. Mi escritor favorito de siempre es Miguel de Cervantes y su magistral obra  Don Quijote de la Mancha, pero hay otros como Juan Rulfo, Rudyard kipling o John Kennedy Tool que me entusiasman por su calidad y originalidad…y muchos otros también. 

¿Tienes algún proyecto en marcha?

En estos momentos estoy dedicado de lleno, y desde hace dos meses, a documentarme sobre una época, unos hechos y un lugar de la geografía de nuestro país en donde ocurrieron unos sucesos de tal envergadura que me han inspirado con tal fuerza que, espero, acabará en una nueva novela.

En tu nueva novela encontramos personajes muy dispares, ¿Te identificas con algunos de ellos? ¿Cuál es tu personaje favorito?

Mi personaje favorito de “El cementerio de las mariposas” es Mariano, y la explicación es porque era mi mejor amigo en la vida real y falleció inesperadamente a la edad de cincuenta años. Lo hice personaje de esta historia como homenaje a su recuerdo, a nuestra buena amistad desde la infancia. No, no me identifico con ninguno de los personajes de esta última novela, es más, no suelo hacer ningún personaje con el que me sienta identificado porque huyo expresamente de que en mis novelas se pueda llegar al equívoco, muy frecuente, de ser interpretadas como algo biográfico lo que en ellas se propone. Nada más lejos de mi intención que escribir sobre mis propios sentimientos.

Cuando presentas a uno de los personajes comentas que no le gusta su ciudad natal, Sabadell, ciudad donde has vivido toda tu vida ¿Es el reflejo de tu opinión?

Nada que ver con mi opinión ya que amo mi ciudad, Sabadell. Todo lo que en la novela explico sobre Mariano y su relación con el barrio y ciudad en la que vivía es real, yo lo conocía a fondo y sé cómo pensaba, qué sentimientos, complejos e inquietudes tenía y así lo he reflejado para acercarlo lo más posible a su realidad.Todo lo que he escrito hasta ahora es producto de inquietudes, necesidades imperiosas de aportar mi punto de vista sobre hechos que han alterado lo suficiente mi capacidad de sorpresa como para no pasar de largo sin reaccionar. Este caso fue un golpe terrible para mi grado de aceptación de las vilezas humanas; el personaje en cuestión vivía dos plantas por encima de mi vivienda y nada hacía sospechar que aquel joven de veinticinco años tan amable y educado fuera un salvaje. Llevé esa historia cuarenta años en la cabeza hasta que decidí escribirla para que no se olvidara tan fácilmente.

Varios de los hechos que ocurren en el libro están basados en crímenes reales, ¿Por qué decidiste inspirarte en ellos para escribir esta novela?

Todo lo que he escrito hasta ahora es producto de inquietudes, necesidades imperiosas de aportar mi punto de vista sobre hechos que han alterado lo suficiente mi capacidad de sorpresa como para no pasar de largo sin reaccionar. Este caso fue un golpe terrible para mi grado de aceptación de las vilezas humanas; el personaje en cuestión vivía dos plantas por encima de mi piso y nada hacía sospechar que aquel joven de veinticinco años tan amable y educado fuera un salvaje. Llevé esa historia cuarenta años en la cabeza hasta que decidí escribirla para que no se olvidara tan fácilmente.


¿El resto de los personajes son totalmente ficticios?

Excepto el protagonista principal y mi amigo Mariano, sí; todo el resto es ficción, aunque la niña y su madre están inspiradas en personas que conozco pero que ellas no están avisadas, ni lo estarán; son las licencias que se permite el escritor, sus pequeños secretos.

¿Qué parte es la que más te ha costado escribir?

En realidad la parte que más me ha costado – de contenerme- es la que no he escrito. Esta novela tenía el doble de páginas en mi cabeza; era una historia más compleja y llena de situaciones y diálogos que al final, y después de algunas urgencias por terminarla en un tiempo determinado y poder publicarla en cierta fecha, decidí no extenderme más y finalizarla en un punto que no era lo que había proyectado pero que me pareció moderado. Me costó contenerme y dejarla ahí pero también me pareció que ese final, tal vez no esperado, ni deseado por el lector, le daba un toque de desconcierto que haría que el lector necesitara más, y eso siempre es mejor que lo contrario.

El cementerio de las mariposas es un escenario realmente peculiar y que contrasta mucho con el resto de los escenarios de la novela, ¿Por qué decidiste utilizarlo? ¿Qué simboliza para ti?

Partimos de la base de que el relato viene motivado por un hecho real, cruel, horroroso en todos los detalles. Mi intención en todo momento ha sido la de exponer esa realidad, pero de ninguna manera que pareciera una crónica periodística si no novelándola y aportando parte de ficción para hacer su lectura más amena. Por otra parte, y ya puestos a adornar el producto quise añadirle elementos fantásticos para equilibrar la balanza; el cementerio es una metáfora, es el catalizador en donde las dos fuerzas de la naturaleza se fusionan, la eterna lucha entre el bien y el mal; el horror y la belleza, pugnan por ganar la partida; allí se debate la batalla final y vence el bien…como es nuestro deseo secreto al fin.

Por último, la pregunta más importante para mí, y probablemente para todos los lectores de tu libro. ¿Por qué ese final?

¿Por qué ese final? Porque los demás personajes que intervienen en la novela son seres inmaculados, generosos, bondadosos, almas simples y limpias, son víctimas de las circunstancias, no han hecho nunca mal alguno y no podían contaminarse por culpa de un ser abyecto, ensuciar sus manos de sangre. Por el contrario él no podía quedar impune ante tamaños actos cometidos. Por otra parte era demasiado fácil repetir el texto de las noticias del momento y hacer que la policía se encargara de su detención. Creí que era más atractivo ese final en el que no es detenido, nadie toma la justicia por su mano, simplemente desaparece desintegrado, se le niega un final humano, simplemente se le ignora…deja de estar. No hay mejor justicia que la indiferencia.




martes, 19 de abril de 2016

Presentaciones




Este jueves en Sabadell, cotinuando con el tour literario que nos hemos trazado para los próximos meses de  2016



jueves, 7 de abril de 2016

Entrevista en Radio Sabadell

Esperando turno

El conductor de "Tarda de Radio", Manolo Garrido, da comienzo a la entrevista

Otro momento del programa


lunes, 15 de febrero de 2016

¡Ya está aquí!




Como anuncié no hace mucho ya tengo mi nueva novela a punto de salir a la calle. Según Éride Ediciones, a primeros de Marzo estará publicada. Esta es la portada definitiva, las correcciones están hechas, la maquetación del libro concluida y la reserva de local en mi ciudad, para la presentación , llevada a cabo. Será el día 15 de Marzo a las 19:00 horas en La Llar del Llibre de Sabadell.