miércoles, 23 de diciembre de 2009

El enigmático muñeco de nieve









Cuentos negros para Navidades blancas


¡Qué maravilla!, nunca se había visto un muñeco de nieve como aquel en toda la zona. El que lo había hecho tenía verdadero arte, no le faltaba más que echar a andar.
¡Qué realismo! Aquella Navidad acudió todo el vecindario de la urbanización hasta la playa a disfrutar de su maravilloso “muñeco de nieve”.
Todos hacíamos cábalas: “¿Quién habrá sido el artífice anónimo?”
Llegamos a la conclusión unánime de que aquello era obra del artista callejero que nos había deleitado durante todo aquel verano con sus magníficas esculturas de arena.
¿Pero dónde estaba el genio? Nadie sabía de él desde varias semanas atrás.
Pasaron los días navideños y el 28 de Diciembre, día de los Santos Inocentes, un sol radiante fundió la nieve antes de alcanzar el medio día.
Entonces apareció el artista ante los ojos horrorizados de todos los curiosos.

10 comentarios:

Monelle/Carmen dijo...

No sé si reír o llorar, aunque la risa que me ha causado tu humor negro me ha hecho saltar las lágrimas jeje
Muy bueno, breve pero conciso.
Felices fiestas y mejor entrada de año.
Besos.
Carmen

fonsilleda dijo...

Presentí el terrible resultado.
¡Buen micro, si señor!.
Dejo un abrazo especial, cargado de luces navideñas.
(es lo que toca estos días)

Anhermart dijo...

Monelle:
Felicidad para estos días y el próximo año.
Besos

Anhermart dijo...

Fonsilleda:
Mucha suerte para tí y los tuyos.
besos

HERMES dijo...

Macabro mini relato de navidad,terrorificamente buenísimo.FELIZ NAVIDAD QUERIDO HERMANO.

Froiliuba dijo...

Qué macabro jajajajjaja, me encanta.

Yo como soy mas lerda no me imaginaba e final, perfecto.

Feliz año 2010
bss

Anhermart dijo...

Hermes:
Lo mismo digo: Que tengas unas buenas fiestas, hermano.

Anhermart dijo...

Froiliuba:
Feliz año 2010.
Gracias por tus visitas.
bss

stella dijo...

Llego a mediados de fiesta para desearte los mejores dias de despedida de año y entada dl nuevo, esperando que las navidades hayan sido extraordinarias
Un abrazo
Stella

Foglietti dijo...

A partir de ahora cada vez que vea esas esculturas de arena pensaré que en su interior se encuentra el artista.